2º Festival (Diciembre 1969)

festival-campesino-19691

El padre Winfredo van den Berg, párroco de Quilacahuín y miembro del directorio de FREDER, acostumbraba escribir columnas para el diario osornino “La Prensa”, colaboración que era siempre bien destacada. Las experiencias de las Escuelas Radiofónicas, sus avances, y el festival del cantar campesino que cerraba las actividades educativas, eran motivos para escribir.

 

Así lo expresó en enero de 1970 : “…Los campesinos estudian y cantan a pesar de todo. A pesar de su pobreza, de su poca preparación, de su abandono de muchos años, de sus muchos familiares muertos, de sus diarios problemas

 

No cantan porque viven en un paraíso; porque se les han cumplido todos sus sueños; porque gozan de grandes privilegios. Cantan y estudian porque creen y confían en un futuro mejor, en un mundo donde todo se hace bien. Hay algo que les mueve a todos: el deseo de progresar, de seguir adelante, de mejorar ELLOS MISMOS su suerte. Están decididos a luchar unidos hasta llegar a la meta final. Existe, desde algunos años, y va creciendo una mística campesina que entusiasma a todos, a los mejores entre ellos. Una mística que les obliga a sacrificarse responsablemente. Podríamos hablar de una “revolución cultural” que sólo ha comenzado y que va a terminar en una igualdad evangélica de todos.

 

En cierto sentido, su pobreza es para el campesino una ventaja. ¿Por qué? Porque comienza en cero, y por lo tanto todo lo que progresa es ganancia, es utilidad líquida. Para una analfabeta el saber leer un poco, vale mucho, porque ya no depende de otros para informarse. Para un campesino ignorante el saber multiplicar un poco, vale mucho porque ya no se reirán de él y por primera vez podrá controlar sus facturas de compra.

 

Los campesinos estudian y cantan –libre y entusiastamente -, porque el día de mañana puede ser de ellos, o de sus hijos. Por eso confían en sus organizaciones: sus sindicatos, cooperativas, centros de madres, emisora. Por eso levantan sus sedes comunitarias, trabajan en los caminos, se organizan y planifican.

 

Los campesinos, por lo general, no son fanáticos ni mucho menos violentos. La violencia cuesta mucho dinero y por lo tanto es el privilegio de los ricos. Son más bien calmados y tranquilos; tocan en forma casi exclusiva el instrumento de la paz: la guitarra. Los campesinos, no son izquierdistas ni derechistas, son sólo campesinos, hombres de trabajo, sin medios de publicidad. El campesino es como un gran cuerpo de voluntarios de paz, siempre que los demás lo respeten. El campesino no pide grandes privilegios, pero sí…sabe que asistirá a los funerales de muchos privilegiados.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: